RAZONES PARA NO GRITAR A TUS HIJOS E HIJAS


¿ Qué ocurre cuando gritas a tus hij@s?

Gritar demuestra pérdida de control. Hablar en un tono suave y relajado hace que baje el nivel de enfado, por el contrario, si entráis en una conversación en la que reinan los gritos, cada vez se dispararán más los niveles de agresividad.

Los gritos no causan obediencia por respeto, sino por miedo, pierdes autoridad positiva.

Estás enseñando a tu hij@ que la agresividad es una forma “ adecuada “ de canalizar su rabia, ya que aprenden a gestionar sus emociones imitándote a ti. Gritar no ayuda a gestionar las emociones, enseña a tus hij@s estrategias de educación emocional sanas que puedan aplicar cuando sean personas adultas.

Generas estrés, ansiedad y alarma, no dejas espacio para la reflexión ni para analizar la conducta errónea.

 

¿Cómo evitarlo? Antes de gritar, recuerda :

Respira y controla tu agresividad.

Tus hij@s se merecen que los hables con respeto.

Eres el encargado de la educación emocional de tus hij@s, estoy segura de que prefieres que adquieran otras estrategias sanas y positivas.

Recuerda que son niñ@s, haz un ejercicio de empatía y pregúntate el porqué de su conducta.

 

He gritado a mi hij@, ¿ y ahora qué?

Pregúntate a ti mismo porque estás gritando: ¿estás cansado? ¿Sobrepasado? ¿Has perdido el control? Y a su vez, ¿cuántas de estas emociones son debidas al comportamiento de tu hij@ o por el contrario, a aspectos externos?. Quizá tú también necesitas aprender técnicas para relajarte, para poder gestionar mejor tus emociones, que a su vez, podrás enseñar a ellos, sembrando una educación emocional sana. Si crees que no puedes hacerlo solo, no dudes en pedir ayuda profesional.

Y por último, pide perdón, tus hij@s también se merecen respeto, y no te hará peor padre/ madre, admitir que te has equivocado. A su vez, le enseñas que pueden reparar una conducta inadecuada.

Este artículo ha sido redactado por MariPaz Chapinal, terapeuta de Centro Tangram. Estaremos encantadas de que lo compartas, siempre que nos cites como fuente. Gracias!